Tendencias en prácticas para mejorar la Experiencia de Usuario

PorCarlos García Moreno- 17 / 03 / 2017

En la actualidad, un buen diseño de la experiencia de usuario (UX) en el uso de una aplicación se centra en la navegación obvia, la claridad de los contenidos y el conocimiento del público de la Web. Pero a medida que la tecnología avanza, también lo hacen los interfaces de usuario y las tendencias en UX. Diez expertos en tecnología del Forbes Technology Council ofrecen sus puntos de vista sobre cómo estas mejores prácticas actuales cambiarán en los próximos años, y lo que las empresas pueden hacer para prepararse para dicho cambio.

  • El Procesamiento del Lenguaje Natural (ej. Chat Bots) redefinirá la forma de navegar: actualmente pensamos en el diseño de interfaces desde la perspectiva del descubrimiento y la acción, el uso del color, la colocación y la arquitectura de la información. Vivimos en un mundo estático donde la información y la funcionalidad están bien organizados, pero el Procesado del Lenguaje Natural (PLN) y cosas como los Chat bots va a cambiar eso. El PLN redefine la parte descubrimiento en la UX, permitiendo centrarse más en el contenido y en la funcionalidad.
  • Las experiencias de usuario basadas en voz se vuelven más pervasivas: las capacidades de interacción a través de voz están madurando, de forma que se convertirán en una parte fundamental de la experiencia del usuario, por lo que tendremos  que reconsiderar cada vez más cómo "diseñamos" las experiencias de usuario basadas en voz en los próximos años.
  • Cambio radical basado en el IoT (Internet de las Cosas): durante los últimos años, los desarrolladores de UX y de interfaces de usuario (UI) han tenido que cambiar la forma de pensar para tener en cuenta los interfaces móviles. Como resultado, las empresas que han liderado el mercado durante muchos años han tenido que rediseñarse y reconfigurarse para satisfacer el cambiante panorama de los consumidores. Del mismo modo, el IoT está provocando un cambio dramático en el comportamiento del consumidor, lo que requerirá que los desarrolladores de UX y UI pivoten una vez más.
  • Cambios en las vistas y manipulación de datos: en los próximos cinco años, la personalización de los controles personales a través de gestos afectará a las mejores prácticas en UX y UI. Cada persona tendrá una forma preferida de ver y manipular los datos, y los dispositivos y los sitios permitirán este nivel de personalización. En el futuro un sitio web tendrá un aspecto diferente dependiendo de las los elementos de UX / UI preferidos de cada persona para la manipulación de los mismos datos.
  • Fracturación: estamos en los primeros tiempos de Amazon Echo, Google Soli, los bots de Facebook, las HoloLens  de Microsoft, etc. Cada medio proporciona una UX muy diferente para la que se deben desarrollar mejores prácticas. Esta fractura en la UX será un orden de magnitud más grande que la revolución móvil. Las empresas que no desarrollen competencias ahora se enfrentarán a una interrupción aún más dura que las que descuidaron la transición a los interfaces móviles.
  • Profundidad y detalle para centrarse en la UX: cada vez más, la interfaz de usuario como la conocemos se convertirá en una comodity y la UX se centrará en los niveles de profundidad y de detalle.
  • Mejoras en las UI basadas en las evidencias en tiempo real: la tendencia en el ecosistema tecnológico radica en que tenemos la capacidad de generar e interpretar enormes franjas de datos. Los roles de los grupos de UX / UI se centrarán en asegurarse de que se están siguiendo los puntos de datos correctos y se alcanzan los resultados deseados. El aprendizaje automático determinará los patrones que conducen al resultado más exitoso.
  • Fusión de la UX con el mundo real: los avances en los ámbitos de la realidad aumentada y la realidad virtual traerán una nueva gama de experiencias al mundo real. Además, hay que contar con los continuos avances en las tecnologías de Inteligencia Artificial y las aplicaciones controladas por voz. La UX y los UI para estos tipos de aplicaciones serán importantes y podrían tener un gran impacto en el éxito de esta categoría emergente de la tecnología.
  • La computación cognitiva orientará los UI: los interfaces de usuario realmente existen para permitir que las computadoras puedan interpretar nuestro mundo no estructurado. La computación cognitiva hace que los datos no estructurados sean computables y las aplicaciones “aprendan” a medida que se usan, lo cual nos permitirá interactuar utilizando el lenguaje natural, escrito o hablado. Durante los próximos cinco años, las mejores interfaces de usuario serán asistentes inteligentes potenciados cognitivamente que se centrarán en tareas particulares, limitadas en su alcance, pero mucho mejores a la hora de interactuar con la realidad.
  • No hay más supuestos: a medida que más empresas entiendan que la UX trata de la experiencia de cada usuario específico, se producirá un cambio de decisiones, el cual se basa en la traslación del punto de partida, desde lo que los actores creen que los clientes necesitan hacia lo que necesitan en realidad. Habrá más inversiones en investigación, entrevistas a los usuarios y pruebas de usabilidad. Esto introducirá niveles de objetividad que reducirán el riesgo de basarse en suposiciones o conjeturas, y en última instancia llevará a experiencias centradas en el usuario, en lugar de en las organizaciones.

Por otra parte, a la hora de ofrecer soluciones innovadoras centradas en el usuario, como paso previo a las consideraciones anteriores hay que partir del concepto de "empatía". Los seres humanos tendemos a reaccionar en base a seguridades emocionales, las cuales juegan un papel crucial en el diseño de experiencias e interfaces de usuario.

La propuesta de valor tradicional de un producto o servicio es una promesa de valor de uso particular. Si obtienes X, recibirás Y como resultado de Z. La propuesta de valor de diseño del futuro es una promesa de valores fundamentales: Quieres conseguir X porque te preocupas por Y y Z te importa.

En relación con los interfaces de usuario, los seres humanos tienden a reaccionar a las seguridades emocionales (“emosurances”). Estas juegan un papel crucial en el diseño de una experiencia de usuario centrada en el ser humano, especialmente la interfaz de usuario (IU). Estas “emosurances” incluyen aspectos tales como: "no queremos quedarnos a oscuras ", "las actualizaciones y el flujo continuo de información son buenos", "queremos saber los pasos a seguir", "no nos gusta la incertidumbre".

Por ejemplo, al considerar la experiencia con un proceso digital o transacción habría que hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántas veces usted se encuentra en un estado de incertidumbre?
  • ¿Sabe usted en qué punto del proceso se encuentra?
  • ¿Recibirá una alerta cuando se haya completado la acción?
  • ¿Abandonará porque no está seguro del siguiente paso?
  • ¿Se le está dando alguna respuesta visual, como por ejemplo una barra de progreso?
  • Si hay una interrupción del servicio, ¿se obtiene una notificación?, ¿es el mensaje lo suficientemente claro para que no sean necesarias explicaciones adicionales antes de de entender siguientes pasos?

Los escenarios son infinitos y se aplican a cualquier experiencia de usuario digital o analógica, en línea o en persona. Y a pesar de que estas preguntas parecen mecánicas, luchar proactivamente contra estos “emosurances” está en la base del principio de la empatía.

 

Añadir nuevo comentario

Compartir