Contexto

Barhein: uno de los países a la vanguardia tecnológica

El proyecto I-SEHA ha sido concebido para ofrecer a los ciudadanos de Bahréin los mejores y más avanzados servicios en el ámbito de la sanidad. El Reino de Bahréin está considerado como uno de los países más avanzados en la implantación de tecnologías de la información punteras para modernizar sus infraestructuras. Asimismo, ocupa el tercer puesto en Asia en e-Government, el decimotercero en el ámbito mundial, y el décimo entre los países de libre economía.

El proyecto consiste en desarrollar e implantar una solución que cubra la red de su Sistema Nacional de Salud que conlleva prestar servicio sanitario a cerca de 1.200.000 ciudadanos de Bahréin (incluidos los expatriados). Esto significa la aplicación de tecnología en toda la red sanitaria: el hospital central del país, el Salmaniya Medical Complex, de otros seis hospitales periféricos, de 24 centros de salud y del hospital dependiente del Mº de Defensa, el King Hamad University Hospital. Se trata de transformar la forma de trabajar y desarrollar la relación entre el profesional sanitario y el usuario.

Solución propuesta

E-Salud: solución global de Indra

Con E-Salud cubrimos todos los ámbitos administrativos y asistenciales de un sistema de salud nacional

La solución propuesta consiste en el despliegue tecnológico para el suministro de las aplicaciones de todos los niveles asistenciales:

  • Historia de salud
  • Receta electrónica
  • Sistemas de atención primaria y hospitalaria
  • Sistemas de gestión de urgencias
  • Consulta externa radiología
  • Imagen médica digital
  • Cuidados intensivos
  • Laboratorios
  • Desarrollo de sistemas de apoyo y soporte a las decisiones médicas.
  • Implantación de toda la infraestructura de soporte y centros de proceso de datos.
  • Servicios de formación y de gestión del cambio para los profesionales sanitarios.

 

Beneficios

Mejora de la prestación de servicios sanitarios

  • Facilitar el acceso de los ciudadanos a los servicios y mejorar el rendimiento del sistema sanitario.
  • Mejorar la calidad de la atención (cuantitativa y percibida) ofrecida a los ciudadanos.
  • Reducción de costes (pruebas, solicitudes, medicamentos, programas, etc.).
  • Aportación de herramientas para mejorar las condiciones laborales de los profesionales: asistencia, seguridad clínica, accesibilidad a la información.
  • Apoyo para la optimización y la normalización de los procesos clínicos.